-->

sábado, 15 de septiembre de 2012

El Messi nuestro de cada día

fenomenalMessi
Un caramelo de media hora
El Barca sin Messi es de pacotilla y hasta insalubre. El aire se respira inquieto, casi asmático.
El banco no necesita a Lionel, pero nosotros sí. Y tuvieron compasión.
Y nos cambió el sabor, y se nos fue la sequedad en la boca. Ya no se nos caían los párpados, ni nos picaba la nariz ni las orejas.
Los goles, sus pases de asombro, sólo sirven de anécdota.
El Messi nuestro de cada día, nos lo dieron, por treinta minutos.

canchallena
"Messi sorprende día a día. Hoy necesitó sólo de 32 minutos para marcar dos goles y darle la victoria a Barcelona contra Getafe, por 4 a 1 (...) En ese corto lapso de tiempo, Messi hizo de todo. La primera jugada clara que tuvo se la cortaron con una infracción dentro del área que el árbitro no cobró y que generó la protesta de Leo. Pero la revancha llegó más tarde, a los 28, con un penal que le hicieron a Pedro y que Leo transformó en gol (...) El segundo de Leo, tercero de Barcelona, fue a los 32 y lo hizo como un goleador de raza, ya que aprovechó el desvío de la pelota provocado por un defensor de Getafe y sólo tuvo que empujar la pelota a la red".

Olé
"Las redes no descansan"
"Messi fue suplente después de un año e ingresó a los quince del segundo tiempo. Al ratito convirtió un doblete para llegar a seis en cuatro fechas. Barcelona le ganó 4-1 como visitante al Getafe y sigue puntero con puntaje ideal".

El País
"Leo se supera a sí mismo cada partido"
"Esta feliz y se le nota. A punto de ser padre, el de Rosario se superó ayer a sí mismo. Contra él compite: por encima de su cabeza, sólo queda el cielo.
Ya lo dijo Luis García, el entrenador del Getafe: “Al final, da igual: Sale Messi y te la lía en dos arrancadas”. Ni más ni menos".

Marca
"Messi, doblete desde el banquillo"
"Messi fue suplente un año después en Liga pero no fue motivo para que el argentino no ofreciera de nuevo su recital goleador. El argentino logró otro nuevo doblete, el tercero de esta temporada, demostrando que su hambre de gol no tiene límites.
Marcó dos en el estreno liguero ante la Real Sociedad, fue fundamental en la remontada en Pamplona y sentenció en el Coliseum saliendo en la segunda parte".

as
"La entrada de Leo Messi, que en media hora marcó dos goles, uno de penalti y otro a bocajarro, y dejó un puñado de pases que eran regalos maravillosos o una carrera que acabó en penalti clamoroso que no señaló Teixeira Vitienes, que firmó un arbitraje confuso y francamente malo en las dos áreas".