-->

lunes, 20 de agosto de 2012

El que decide se llama Messi, siempre

fenomenalMessi
Y en los otros, también.
Decía Pep de Messi: "Lo hace todo bien y, además, cada tres días".
Un buen comienzo de Tello, no tan repetitivo, con variantes. Días hay que, hasta alguna pifiada se vuelve beneficiosa.
El Barça por momentos fue el Barça y en los otros, también. Esos otros se hacen cada vez más frecuentes, intrascendentes.

Olé
"Pirata del gol".
"Cambió el DT pero Messi sigue inflando las redes: le metió dos a la Real Sociedad. La Pulga y su Barcelona arrancaron con todo y se florearon en el 5-1 del primer partido de la Liga y de la era Tito Vilanova. Además, David Villa regresó con gol.

Se suele decir en los comienzos de campeonatos que la falta de juego de algún equipo se debe a que, justamente, a que le falta rodaje. Ni hablar si es el comienzo de un nuevo ciclo. Pero el Barcelona no entra en los parámetros normales del fútbol. Juega a a otra cosa. Y puede darse el lujo de mostrar su mejor cara los primeros 90 minutos de la temporada.

Para lograr la goleada ante la Real Sociedad mucho tuvo que ver Messi. A los quince minutos ya había metido dos tantos, dejando en claro que no piensa aflojar. Que quiere superarse a sí mismo".

canchallena
"Por ahora, no extrañan a Pep: goleó Barcelona".
"Como si nada hubiese ocurrido en Barcelona. Como si Pep Guardiola siguiera como DT en el banco de suplentes. En el debut de Tito Vilanova como entrenador, los catalanes golearon 5-1 a Real Sociedad en el Camp Nou. A los 30 minutos, ya ganaba 3-1. Lionel Messi anotó dos, Puyol hizo el primero, y Pedro, convirtió el cuarto. Castro hizo el gol del empate transitorio para los visitantes. Además, el público del estadio aplaudió de pie el ingreso en el segundo tiempo de David Villa, quien estuvo ocho meses inactivo por una fractura de tibia. El delantero cerró la goleada y anotó el quinto".

Perfil
"El Barça debutó a lo Barça: 5-1".
"El Barcelona, en el primer partido oficial dirigido por Tito Vilanova, inició la temporada con tres goles en un cuarto de hora y con Messi al mismo ritmo anotador que la temporada pasada, ya que hizo dos tantos en tan sólo cinco minutos.

Pero más allá de la goleada, el partido estuvo marcado por los regresos de dos pesos pesados azulgranas: el capitán Carles Puyol, que dejó su sitio a Gerard Piqué en la segunda parte, y David Villa, que entró en el minuto 75. Ambos celebraron la recuperación de sus lesiones marcando un gol".

El País
"A pedir de boca".
"La zurda de Messi marca todavía las diferencias, también esta vez, sobre todo porque la Pulga, de 9 único, falso o verdadero, mezcló muy bien con dos extremos como Tello y Pedro. Muy ortodoxo, el Barça no perdonó ni una, muy efectivo ante una ligera Real Sociedad.

Jugaron muy bien los tres delanteros, especialmente Tello, muy punzante, desequilibrante y bien puesto tácticamente, imposible para Estrada. Ya se sabe de la combatividad y sutiliza de Pedro. Y de sobras son conocidas las obras y milagros de Messi.

La racionalidad fue extrema si se trataba de recuperar la carta de naturaleza del Barcelona, el abecedario futbolístico, el libro de Cruyff: se defiende con zagueros, se elabora con medios y se ataca con tres delanteros".

Marca
"El Barcelona de Tito solventó su primer partido oficial con una goleada que redondeó David Villa en la recta final del encuentro, cuando saltó al terreno de juego para marcar el quinto ocho meses después de su gravísima lesión. Las asistencias de Tello y los goles de Messi sentenciaron el choque en la primera mitad, donde la candidez donostiarra en defensa ayudó al estreno del nuevo técnico azulgrana".

as
"Una ola de esplendor".
"Messi vuelve como se fue. Dejando bocas abiertas y víctimas por el camino. No necesita ser regular. Le basta con parpadear. Le dan igual las agujetas del verano o la amenaza del calor. La verdadera ola que se vio en el Camp Nou fue la que el produce con tantos y tantos detalles patentados.

Una vez más, el argentino resolvió la papeleta con su hambre y puntería para encarrilar una noche perfecta. Marcó dos goles, desenredó un empate vilmente logrado por la Real tras el cabezazo de Puyol, y si no cortó el rabo fue por Bravo y sus reflejos.

La versión del Barça no fue la más brillante. Aunque, aun así, barre. Cuando hubo algo en juego, faltó precisión al inicio, más coordinación en el repliegue y algo de sorpresa de la segunda línea".