-->

jueves, 29 de marzo de 2012

Duro oficio el desenfado

fenomenalMessi
Del desenfado a la cautela
No hubo Barça, no hubo desenfado, demasiada cautela en su armado. Pep sabrá por qué.
Un equipo con las luces bajas y sin vista a las banquinas.
Un Messi, un Iniesta y un Xavi, que acostumbrados al taco y al billar, no lucían con las bochas.
Intentaron, tanto el Milan como el Barca, cada cual con su cada cuala.
El empate fue un justo premio, fue un justo castigo.