-->

viernes, 29 de octubre de 2010

"Messi, el 'paraguas' del Barça".

'Leo mediatiza más que nunca el juego del equipo. Ejerce de ‘paraguas’ en el campo al igual que Pep en lo institucional'.

Dídac Peyret
La importancia de Leo Messi en este arranque de temporada se explica por igual desde los números que desde los intangibles. El delantero argentino se ha convertido con 12 goles en la cara más pragmática de un equipo al borde del ataque de nervios cuando se acerca al área.
Su ascendencia en el Barça es cada vez mayor. En la pizarra de Pep todos los caminos conducen a Leo.

Y el argentino es tan intervencionista en el campo como el técnico
en la dirección.
Messi ejerce de ‘paraguas’ del equipo del mismo modo que Guardiola en lo institucional, sobre todo ahora que suenan tambores de división en el barcelonismo. Nadie discute el rendimiento del argentino. Tampoco la dirección del técnico.
Ambos dan equilibrio a un club con tendencia a la agitación.
Messi gobierna el equipo cuando este no encuentra su sitio.
Son buenos ejemplos los dos últimos encuentros del equipo frente al Copenhague y el Zaragoza. Sin brillo en el juego, Messi resultó providencial con 4 tantos. Sus goles frente al conjunto maño además desvelaron un dato aún más demoledor: en los últimos 41 partidos de Liga ha marcado 39 tantos. Las ausencias de Xavi y la ceguera goleadora de Villa han convertido al argentino en el hilo conductor de los triunfos de Guardiola.
Messi mediatiza más que nunca el juego del equipo y los planteos de los rivales. Para el Barcelona, a la espera de que vuelva la excelencia del juego, es el mejor recurso para sumar puntos. Para los rivales representa el miedo escénico. Ahora que Messi juega cada vez más lejos de las bandas, los rivales tratan de obligar al Barcelona a buscar soluciones en los costados. Cerrar los pasillos interiores del conjunto azulgrana se ha convertido en el mensaje oficial de los técnicos que se cruzan con el Barcelona. Los números de Leo en la Liga hablan a las claras de la importancia creciente de Leo en el juego colectivo del equipo. Guardiola busca a Messi y el argentino viste de delantero centro, enganche o extremo según convenga al equipo. En total ha marcado 5 goles, cuatro fuera de casa. Ha rematado 28 veces a portería, una vez cada 20 minutos. Ha enviado 16 centros al área. Y no se borra en defensa: ha recuperado 9 balones hasta la fecha. Dice Menotti que si Leo sigue creciendo como futbolista será bueno para el Barcelona que la ascendencia del argentino sea cada vez mayor en el juego.
Un nuevo reto para Messi, que cada campaña rompe nuevos récords. De momento, ya es el quinto máximo goleador del club a los 23 años. La cifra, 139 goles con los que supera a Paulino Alcántara, asusta sobre todo si uno piensa en los que quedan por llegar. En Europa, el mejor escaparate posible, sigue agitando las estadísticas. Frente al Copenhague alcanzó con sus dos tantos a Rivaldo, máximo goleador de la historia del Barcelona en competición continental con 31 goles. Los goles de ‘La Pulga’ son además una garantía de victoria en Europa. Si Messi ve portería el Barça no pierde: en los 19 encuentros de Champions que ha marcado, el conjunto azulgrana ha ganado 16 y ha empatado tres.
En España también conocen bien las cualidades del argentino. Especialmente Sevilla, Atlético y Zaragoza, los tres equipos que más goles han sufrido de Leo. El portero Varas, que será titular de nuevo hoy en el Camp Nou por la lesión de Palop, tiene claro la receta para pararle: “Cuando te encara necesitas un milagro”.