-->

miércoles, 25 de enero de 2012

Messi o la intrascendencia

fenomenalMessi
El agobio recaló en el Barça.
Dos goles intratables sostuvieron al Barcelona. Dos goles en pocos minutos e intrascendencia en los restantes.
Con un Mesut Ozil soberbio, el Real Madrid metió ganas y amor propio, pero tuvo miedo de ganar ante una defensa que se regalaba.

Clarín
"El Real Madrid estuvo más cerca que nunca, pero otra vez festejó el Barsa".
"Fue 2-2 en el Camp Nou y la

clasificación a semifinales quedó para el local. El visitante, que perdía 2-0, lo igualó en cuatro minutos y estuvo al borde del milagro".

canchallena
"Barcelona ríe hasta cuando sufre".
"La conclusión dirá que ni en su mejor partido de los últimos tiempos, al menos en el clásico, Real Madrid pudo con Barcelona. Ni siquiera así (...) El clásico levantó tierra. Poco podrá reprocharse Real Madrid. Acaso sus penas estarán en las calculadores estrategias de antes. No ahora. Barcelona la pasó mal, pero ya le hace una sombra tan amplia que no pierde ni cuando lo merece".

La Razón
"A golpe de talento".
"No es casual que vistan la camiseta número 10 de los dos mejores equipos del mundo, y que ayer en el Camp Nou protagonizaran un duelo a golpe de talento. Messi y Özil no chocaron ni una vez sobre el césped, pero dibujaron una pelea maravillosa cada uno por su lado. La calidad de ambos lideró los mejores momentos de cada equipo en un partido tan trepidante que sólo ellos tuvieron tiempo de sobra para pensar".

L'Equipe
"El Barcelona tembló".
"Autor de un buen partido en el Camp Nou, el Real Madrid tuvo al Barcelona contra las cuerdas después de remontar dos goles. El equipo de José Mourinho se despide del título que ganó la temporada pasada".

El País
"El peor Barça elimina al mejor Madrid".
"A menudo hay que tocar fondo para tomar impulso y remontar el vuelo, hacer de la necesidad virtud, también en el Madrid. Pocos equipos han hecho más el ridículo que el de Mourinho, protagonista de una antología del disparate en la serie del clásico, personificado en Pepe (...) Ocurrió que anoche, durante un buen rato, el Madrid se pareció tanto al mejor Barcelona como el Barça al peor Real.
Al rescate tuvo que acudir de nuevo Messi, desequilibrante en la conducción y en el regate".

Marca
"Los blancos rozaron la gesta en un clásico que puede anunciar un cambio".
"El Barcelona no fue el Barcelona, también por culpa de un Real Madrid orgulloso. Le temblaron las piernas. Corrió sin balón y temió a su rival, que despreció la derrota y besó su camiseta, blanca y limpia que no empaña (...) En casa del rival, el madridismo sí reconoció a su equipo y no pasó lo mismo con el Barcelona, que no se vio el rostro ni en el espejo".

Mundo Deportivo
"Pedro, tras una gran acción de Messi, y Alves encarrilaron el pase a semifinales con dos golazos pero Cristiano y Benzema hicieron sufrir al Camp Nou. El Barça tiró de pegada y experiencia para cerrar el pase a las semifinales de la Copa del Rey frente al mejor Madrid de la era Mourinho. Los blancos fueron superiores en la media hora inicial y en la segunda parte, pero en el cuarto de hora final de la primera parte los azulgrana encarrilaron la clasificación con dos golazos estelares de Pedro y Alves".

elPeriódico
"Leo hipnotiza".
"Y ganó Leo. Ganó después de cabalgar con la pelota cosida a los pies -eso ya no es noticia- mientras los demás no llegaban ni a verle el número (...) Nada. Ni Xabi Alonso. Ni tampoco Sergio Ramos (...) (Arbeloa y Pepe) se unieron, también deseperados, al batallón para controlar como fuera a Messi. Una vez hipnotizados por la lámpara del genio argentino, abandonaron sus tareas dejando solo a Pedro, recién entrado en el campo en sustitución del lesionado Iniesta, para que en su primer disparo lograr el 1-0".

abc
"El mejor Real Madrid arrincona al Barcelona".
"El Madrid se fue al descanso dos abajo y la cabeza más alta que nunca. Le había robado el alma al Barça jugando como debería haberlo hecho en el Bernabéu y como debería haberlo hecho en todos los clásicos desde que llegó Mourinho: al ataque, con gente que juega al fútbol, con Kaká y Ozil juntos, con gente ofensiva y una actitud ambiciosa. El Camp Nou lo veía y no lo creía. Ni un tiro a puerta, ni posesión ni ver el balón siquiera en pintura. El Madrid, con todo su talento, dominó el encuentro, manejó el balón, encontró a Ozil y este hizo maravillas acompañado de todos (...) Es ley máxima que tanto perdón te lleva al infierno. Messi andaba por ahí, difuso, agazapado, pero con las garras preparadas. Pilló una, solo una, e hizo un destrozo. Se fue como una bala en una diagonal mortal. A por él se fue la jauría entera, incluido Arbeloa, que no tapó esa vía de pase. Messi lo vio, Pedro también y principio del fin de la historia".

as
"Pasó el Barça, volvió el Madrid".
"El mejor Real Madrid de los últimos diez Clásicos perdió pero mereció ganar (...) Hasta que apareció Messi, ausente y somnoliento en los minutos anteriores. Impulsado por su única musa despierta, el argentino tomó un balón sin espoleta y lo fue cargando de pólvora. Después, asistió a Pedro, relevo de Iniesta. El gol era real, pero parecía ficción, pues no tenía conexión alguna con lo que estaba sucediendo (...) Es difícil imaginar un partido más emocionante que el que nos dejó el empate. El Madrid se lanzó a por la victoria con el corazón desbocado y el puñal entre los dientes. El Barcelona resistió contra las cuerdas, también honorable y guerrero, pero defensivo. Pasó uno y cedió el otro. Pero la gloria se reparte a partes iguales. Y eso es un cambio".